Silicon Alley Madrid, la Asociación de empresas TIC de Madrid, dela que formamos parte continúa retomando la actividad, y de qué manera. Aquí os dejamos una entrevista con su presidente, Agustín Sánchez, en Muy Computer Pro, en la que se pueden leer cosas muy interesantes.

Que el desarrollo tecnológico avance en un lugar concreto, en mayor o menor medida, no depende de la casualidad. Es necesario que se establezca un completo ecosistema, con participación de todos los agentes implicados, que facilite la puesta en marcha de las infraestructuras necesarias, apoye a las empresas y emprendedores que desean dar algún paso en ese sentido, y conforme algún tipo de red en la que todos ellos puedan interactuar de una forma sencilla y ágil. Precisamente con ese objetivo nació, hace ya unos años, Silicon Alley Madrid, una asociación integrada por un conjunto de empresas del ámbito tecnológico, que tienen claro que, en muchos casos, el producto final puede ser muy superior a la simple suma de las partes. Ahora SAM acaba de elegir a Agustín Sánchez como nuevo presidente, en sustitución de Robert Assink, que ha ocupado el cargo hasta ahora. En MuyComputerPro hemos hablado con ellos sobre el pasado, presente y futuro de la asociación:

MuyComputerPro: ¿Cómo definirías, para un profano, Silicon Alley Madrid? ¿Y su historia y recorrido?

Robert Assink: Una asociación de empresas tecnológicas que nos unimos para compartir conocimiento y crear. Que el hecho de sumar uno más uno pueda ser más de dos. “Corriendo solo llegas antes, pero corriendo en equipo llegas más lejos”, lo que queremos es aplicar esta filosofía en SAM porque nadie es realmente autónomo al 100%. Se trata de una asociación que, como figura en nuestros estatutos, busca la generación de muchas sinergias entre diversas empresas, por una parte, y el hecho de poder tener una voz común a la hora de hablar con administraciones u otros entes. La unión hace la fuerza y juntos siempre conseguiremos más.

La historia de SAM empieza por el interés de Interxion en abrir un nuevo centro de datos y a la hora de explicarlo en el distrito municipal, nos dimos cuenta de la dificultad que existe a la hora de entender nuestro negocio. La gente conoce la tecnología a nivel de usuario, pero desconoce la infraestructura que hay detrás de ella, los centros de datos, el Big Data… Por ello hicimos un barrido y detectamos que el distrito de San Blas estaba en el “centro del mundo”. Así que decidimos poner el distrito y Madrid donde se merecen. Explicamos este concepto y así surgió la idea de asociarnos porque la infraestructura de todas las empresas tecnológicas estaba aquí.

Muchas veces nos gusta comparar la asociación con Internet. El éxito de Internet es que no es de nadie y a la vez es de todos, es decir, que nadie dice “es mío, no lo toquéis”, sino que, por el contrario, la gente contribuye a engrandecerlo y enriquecerlo, por lo que genera más valor y todos los usuarios, asociados en este caso, nos beneficiamos de ello.

MuyComputerPro: ¿Qué retos y objetivos se plantea para su gestión del Silicon Alley español?

Agustín Sánchez: El reto principal es el de dar continuidad a este proyecto, mejor dicho, a este concepto de asociacionismo. Tenemos que ser conscientes de que este distrito de Madrid tiene muchísimo potencial, es la milla tecnológica de la capital, del país. Es la zona con mejor conectividad de todo Madrid, nosotros medimos la distancia en milisegundos y estamos a menos de 4 milisegundos de Amsterdam, por ejemplo.
Los objetivos son los de seguir trabajando y aunando fuerzas bajo el paraguas de SAM, una Asociación capaz de generar las sinergias necesarias para subir un escalón más con cada paso que se da. Cada nuevo asociado suma, añade, contribuye al conocimiento y al desarrollo de nuevos proyectos, que a su vez generan más valor y abren más puertas a otros.

MuyComputerPro: ¿Qué condiciones debe cumplir una empresa para ser socio?

Agustín Sánchez: Las únicas características son la pertenencia a la Comunidad de Madrid, no necesariamente la sede central, sino que desarrolle su actividad, total o parcialmente en la comunidad; ya sea en el ámbito de la I+D, producción, fabricación, comercialización de productos y/o prestación de servicios basados o directamente relacionados con el ámbito de las tecnologías y telecomunicaciones,
De hecho, la propia asociación es el exponente máximo de estas dos premisas, pues aúna toda la tecnología del distrito, cumpliendo el requisito de pertenencia (o desarrollo) a la capital y que el núcleo sea tecnología.

MuyComputerPro: ¿Tenéis o pensáis poner en marcha algún proyecto de colaboración con emprendedores?

Agustín Sánchez: Sí, por supuesto que lo contemplamos. Pero hay que ir paso a paso y no adelantar acontecimientos. Hemos de tener en cuenta que acabamos de re-lanzar SAM y lo primero es recuperar el tiempo y el prestigio. Pero calculamos que sobre finales de este mismo año podremos empezar a trabajar en ello.

Es algo que está impreso en nuestro ADN, todos los asociados somos emprendedores y hemos creado startups. Somos emprendedores que nos hemos unido para compartir conocimiento y crecer juntos. Razón de más para acompañar a una empresa en su nacimiento y durante su desarrollo, y ver cómo da sus frutos y puede ayudar a sumar y beneficiarse del resto de compañeros asociados. Como hemos comentado previamente, la unión hace la fuerza y es la fuerza del equipo la que nos permitirá llegar lejos.

MuyComputerPro: ¿Mantenéis relación con centros de innovación e incubadoras tecnológicas de la ciudad?

Agustín Sánchez: Está contemplado, pero del mismo modo que con los emprendedores, hemos de ir paso a paso.

Robert Assink: Hace años se trabajó en un centro de co-working auspiciado por SAM. Se trataba de una fase pre-incubadoras, por lo que es más que interesante volver a retomar el tema en cuanto hayamos vuelto a rodar, como apunta Agustín.

MuyComputerPro: ¿Qué opinión tenéis de las ayudas públicas a los emprendedores? ¿Crees que se está generando una “burbuja” del emprendimiento y las startups?

Agustín Sánchez: Más que el tema de ayudas, que van en función de políticas económicas, lo que haríamos sería eliminar trabas burocráticas. España tiene muchísimas dificultades a la hora de crear una empresa. Es una pena porque en este país tenemos mucho talento, requisito esencial a la hora de emprender, pero muchos posibles éxitos se quedan en el camino por la falta de claridad a la hora de trabajar los temas burocráticos, en los que se invierte mucho tiempo, y es tiempo que se deja de emplear en desarrollar la actividad por la que se inicia el proyecto. En el resto de Europa las facilidades son mucho mayores y cada vez emigrará más el talento español.

En cuanto a las ayudas, la filosofía de Silicon Alley Madrid es la de no depender de ellas. Por supuesto, son bienvenidas, pero una empresa no puede basar un alto porcentaje de sus beneficios en las ayudas. De hecho, estas subvenciones y ayudas, unidas al periodo de crisis económica, han empujado a muchas personas a emprender por obligación más que por vocación.

MuyComputerPro: ¿Dónde ves a España, a nivel mundial, en el sector tecnológico en la actualidad? ¿Y dentro de 10 años?

Agustín Sánchez: España no es uno de los ‘key players’ a nivel mundial, pero sí podría estar metido en un TOP 10 y, seguro, en un TOP 20. El talento y las ideas, así como la forma de trabajar, las tenemos a nivel nacional, pero, como hemos comentado antes, las trabas burocráticas lastran mucho y entorpecen los proyectos. Para no perder este talento se debe trabajar en un marco que permita desarrollar este sector. Fuera de España prácticamente se nos conoce sólo por el turismo, el resto de sectores no hemos sabido comercializarlos, no hemos sabido exportar con éxito la marca España fuera de nuestras fronteras. No creemos en nuestras posibilidades.

De hecho, para muchos de los asociados, el salir fuera de España con proyectos internacionales ha sido lo que les ha ayudado a sobrellevar el periodo de crisis económica. Tenemos mucho potencial y hay que aprovecharlo, tenemos mucho trabajo por delante pero un futuro muy brillante en este aspecto. Esperemos que dentro de 10 años sea diferente y hayamos cambiado la mentalidad y empecemos a creer en nosotros. Partiendo de una estructura sólida podremos entrar en diferentes mercados y demostrar(nos) que el talento español es de calidad…, de mucha calidad.