Durante la Madrid Gaming Experience se han podido ver muchos avances tecnológicos en el mundo gamer. Pero una de las innovaciones que más miradas ha atraído ha sido un guante desarrollado en Almería que permite ‘tocar y sentir’ la realidad virtual. Los compañeros de El Mundo se han hecho eco.

Glove one, un guante que da al jugador la posibilidad de tomar elementos digitales con sus propias manos y sentir formas, texturas, peso e, incluso, las gotas de una lluvia de píxeles sobre la palma de la mano.

Este dispositivo funciona mediante un complejo sistema de terminales repartido por el interior del guante, cuya función es captar los movimientos de la mano para trasladarlos al universo digital y, al mismo tiempo, reproducir mediante vibraciones de diversa potencia la sensación de tacto de los elementos que se estén modificando en el mundo virtual.

“Cuando probamos las primeras Oculus (casco de realidad virtual) el primer impulso que tuvimos fue intentar tocar y sentir todo aquello que vimos. A partir de ese momento, como no nos fue posible, empezamos a pensar en el desarrollo de un dispositivo que nos permitiese hacerlo”, explica Francisco Nieto, director científico de Neurodigital Technologies, la empresa almeriense que ha ideado el guante. Así pues, ante la imposibilidad de satisfacer ese impulso natural, la compañía comenzó a trabajar en su primer dispositivo, el Glove one, en 2015.

Tocar la guitarra y sentir las cuerdas

Francisco Nieto, director científico de Neurodigital Technologies. | PABLO RODRÍGUEZ

Pese a que el guante es la gran innovación, para probar todo su potencial hace falta un software adecuado y una programación acorde. Así, en la feria del videojuego madrileña los usuarios han podido experimentar la sensación de tomar y mover un arco y sus flechas con sus propias manos, para acertar en unas dianas móviles en un entretenido y sencillo juego interactivo. Sin embargo, esa es sólo una parte de lo que este dispositivo ofrece, ya que, por ejemplo, este programa no permitía sentir el volumen ni la textura de las armas.

“Este videojuego es muy sencillo, porque está pensado para que la gente se lo pase bien, que es lo que busca en la feria. Pero tenemos otras demos mucho más técnicas, para que simplemente se prueben sensaciones, desde texturas a tocar un instrumento. Cuando tocas la guitarra digital tienes la misma sensación que cuando sientes la tensión de las cuerdas en cada una de las yemas de tus dedos”, asegura Nieto. De este modo, la mayor o menor complejidad de los movimientos y percepciones de este guante táctil depende de la programación. “Puedes hacer que la sensación sea más o menos compleja dedicándole más o menos recursos al programarla”, aclara.

Aplicaciones profesionales y médicas

Glove one es el primer dispositivo táctil de la empresa almeriense, pero no el único. A raíz del éxito comercial de éste, que está más enfocado al gran mercado de consumo de los videojuegos, han desarrollado un segundo modelo dirigido al ámbito profesional, el Avatar VR. “Es también un guante de realidad virtual táctil, los dos comparten la misma tecnología de tacto, pero el sistema de seguimiento de los movimientos y la precisión de Avatar VR son mucho más avanzados”, afirma Nieto.

Esto permite al usuario trabajar con programas de simulación de alta precisión, que pueden servir como práctica o entrenamiento para diversas profesiones. Además, estos dispositivos también pueden tener aplicaciones médicas, ya que pueden ser útiles para combatir dolencias como el ojo vago o enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.